Yom Kipur 5776/2015 - ¿Cómo juzgamos?

Bernardo Sorj

En Yom Kipur cuestionamos la forma en que juzgamos, pues a través de nuestros juicios causamos sufrimientos a nosotros mismos y a los otros. 
Por eso Yom Kipur es un día de reflexión sobre nuestros pre/juicios. 
Porque tendemos a explicar nuestras actitudes incorrectas como producto de las circunstancias. 
Y la de los otros, como siendo innatas.
Olvidando que todo acto es siempre una mezcla de circunstancias y de carácter. 
Somos comprensivos con nuestros seres queridos y los que piensan como nosotros. 
E intolerantes con los extraños o los que piensan diferente
Queremos que las personas lleven en consideración nuestra sensibilidad y no siempre llevamos en consideración la sensibilidad de los otros
Nos sentimos victimas de situaciones que nos duelen, pro no nos preguntamos si contribuimos para que ellas acontezcan.  
Nos refugiamos en la seguridad ciega del maniqueísmo, que supone que existe una única forma de estar cierto o errado. 
Desconociendo que en cada situación todos debemos convivir con valores, deseos y afectos contradictorios.
Vivir exige juzgar, pero debemos ser parsimoniosos cuando lo hacemos, pues cuando juzgamos dejamos de escuchar el otro. 
Porque todos tenemos limitaciones y cada persona es diferente, el respeto siempre debe preceder nuestros actos.
Quien no respeta no juzga, sólo condena y ofende.
Por eso en Yom Kipur recordamos que debemos juzgar menos y comprender más, siendo más prudentes y menos reactivos.
Actuando de acuerdo con el Hillel, el sabio, que sintetizó la tradición judía en el principio: No hagas a los otros lo que no deseas que te hagan a ti, y   recodando que Ben Zomá dijo: ¿Quién es sabio?  Aquel que aprende de toda persona.
Porque Yom Kipur nos lleva a cuestionan como juzgamos, agradecemos:

Shehejeianu ve quimanu vehighianu lazman haze 
Que estamos vivos, que existimos y que llegamos a este momento.