Reflexiones para Iom Kipur                                                                           

Efraim Zadoff

En nuestra literatura clásica se atribuye al sabio Hilel el pensamiento sobre el que se basa uno de los principios de la cultura judía humanista: No hagas al prójimo lo que es odioso para ti (Talmud de Babilonia, Shabat, 31a).
En estos días de comienzo de año y reflexión, me acuerdo de esta máxima cuando pienso en cosas buenas para desear a mis amigos.
Les deseo que en este nuevo año las personas cercanas se comporten con ustedes tal como ustedes se comportaron con ellos, es decir con amor, compasión, comprensión, humor y respeto.
Pero tal como Rosh Hashaná es un evento que se proyecta al futuro, hacia el nuevo año, Iom Kipur nos llama a mirar para atrás, nos convoca a reflexionar y evaluar nuestros actos. Y entonces debemos pensar si realmente nos comportamos de acuerdo al consejo de Hilel.
¿Qué ocurrirá con todos los que no siguieron su consejo? Por ejemplo que se enriquecieron de la producción en empresas exitosas gracias a la producción de sus empleados pero en momentos de dificultad los despidieron en vez de apoyarlos hasta que pasen utilizando parte de las ganancias que obtuvieron gracias a ellos; o con aquellos que piensan que son dueños de toda la verdad y que deben imponerla sobre todos por la fuerza, aun matando; o con los que exigen que sus derechos nacionales sean respetados pero pisotean los ajenos; o con los que demandan invocando el pluralismo que sus ideologías sean respetadas pero no respetan las de los demás; o aquellos que exigen el respeto de su familia pero ellos mismos las afrentan a veces en forma fatal. Para todos ellos y muchos otros similares mis deseos pod
rían llegar a ser una maldición.
Por lo que les deseo que su reflexión y la evaluación de sus actos les ayude a ser conscientes de sus actos y que deseen cambiar su actitud tan siquiera un poco.
Y a todos mis amigos les deseo que tengan un nuevo año en el que continúen haciendo el bien al prójimo, que la armonía reine en vuestro entorno y que vuestras vidas estén plenas de alegría, salud, amor y paz.