Bienvenida al mundo - ceremonia judía laica humanista

La ceremonia judía laica humanista en honor de un bebé recién nacido es una "bienvenida" en la que celebramos la llegada de un nuevo miembro de la familia y del pueblo a nuestro mundo. Esta ceremonia es la expresión de nuestra pertenencia a una cultura y a un pueblo. Por eso es que tiene varias dimensiones – la familiar, la social-comunitaria y la cultural-nacional. Al igual que otras ceremonias, también ésta invita a los padres a considerar y expresar su pertenencia a la cultura judía en el pasado, el presente y el futuro
La tradición judía sugiere para los varones realizar la ceremonia del Brit Milá (circunsición), que implica una manifestación pública de ingresar al Pacto de Abraham. La ceremonia relativa al nacimiento de una mujer era más restringida y en ella generalmente participaban sólo mujeres. En el presente se acostumbra realizar una Simjat Bat, festejo por el nacimiento de la beba.
En el judaísmo laico humanista, uno de cuyos pilares centrales es la igualdad de género, se realizan ceremonias que reflejan esta concepción. Al tiempo que consideramos que la decisión sobre la realización del Brit Milá / circunsición a los hijos varones es responsabilidad de los padres, es importante la realización de ceremonias de Bienvenida al mundo  a mujeres y a varones, que manifiesten la  presencia simbólica de un pacto –Brit milim– entre los recién nacidos, sus familias, su comunidad y el pueblo judío y su cultura. Esta ceremonia, en la cual los padres anuncian en público el nombre del bebé, es también para ellos un acto de reafirmación de su pertenencia al pueblo judío.

 
“Cuando los padres judíos deciden no circuncidar a sus hijos”

Por Zoe Greenberg , The New York Times, 25/7/ 2017

Traducción del inglés: Nurit Zylbersztejn

En su quinto mes de embarazo, Dana Edell supo que tendría un niño. Sus padres, judíos conservadores, pensaron en la circuncisión. "¿Y si estuviera considerando no circuncidar?", comentó Edell. "Mis padres me miraron como si yo hubiera acabado de decir: “¿Qué tal si consideramos sacrificarlo a Satanás?'"

Durante miles de años, las familias judías han marcado el comienzo de la vida de un niño con la ceremonia del Brit Milá, en el octavo día después de su nacimiento. Un Brit incluye una circuncisión realizada por un mohel, o una persona que realice el ritual, y el acto de ponerle nombre al bebé. Esta práctica está relatada en el libro del Génesis, cuando Dios instruye a Abraham a circuncidarse a sí mismo, y a todos sus descendientes, como signo de su pacto con Dios.

 Sin embargo, algunos padres judíos, horrorizados por lo que ven como un dolor innecesario, o incluso como una mutilación, están apartándose de este antiguo ritual, optando por renunciar al Brit Milá en favor de una circuncisión médica. Otros, renuncian al mismo por completo.

Seguir leyendo...

 
Algunos datos extraídos de la investigación de PEW
sobre identidad judia en Estados Unidos:

44% de los casamientos donde al menos hay un judío, son con no judíos.
           De ellos, el 35% educan a sus hijos como no judíos

19% piensan que el cumplimiento de los preceptos religiosos – las mitzvot,
          son esenciales para el "ser judío"

42% piensan que el sentido del humor es parte esencial de la definición de judaísmo

62% piensan que "el ser judío" está primordialmente conectado
          con los ancestros y con la cultura. No con la religión.