Ceremonias

Desde sus comienzos el judaísmo marcó tiempos y espacios para resaltar y celebrar momentos especiales en la vida judía.  Las ceremonias son un espacio y un tiempo determinados en donde la persona, la comunidad, el pueblo,  se unen en un acto simbólico e integrador para darle significación y un valor especial a ese momento.
Las ceremonias del ciclo de vida judío son el medio por el que una persona o grupo de personas participan a su familia y a su comunidad de un momento importante en sus vidas. La familia y la comunidad se asumen como testigos de lo ocurrido, celebran junto con ellos (una pareja que se casa, una familia que celebra un nacimiento o el bat / bar mitzvá de una hija o un hijo) y participan de su alegría. En el caso de un hecho doloroso, la comunidad acompaña a los dolientes, presta atención a sus sentimientos y necesidades y procura consolarlos en su pena.
La característica principal necesaria para una ceremonia es que sea relevante y significativa a los sujetos de la misma, que exprese sus sentimientos y creencias y refleje su forma de vida. Para lograr este objetivo consideramos fundamental que en las ceremonias que realizamos, la pareja, la niña o el niño y sus padres, o los padres del bebé, participen en forma activa de la definición de la ceremonia.
En las ceremonias judías laicas -humanistas coexisten y se integran componentes de la creación cultural judía desde su época clásica hasta la contemporánea.